miércoles, 23 de diciembre de 2015

Star Wars Path #4 Defendiendo la trilogía de precuelas

*Esta entrada contiene spoilers de la saga Star Wars*


En el fandom de Star Wars hay muchos dramas, pero sin duda el principal es esa división que se crea entre los que odian las trilogía de precuelas (que son el público general y una buena parte de los que se hacen llamar fans [aunque para mí no lo son mucho]) y los que las defienden porque les gustan o, como es mi caso, las aman. 
Recordatorio: La trilogía de precuelas cuenta lo que pasa antes de los eventos presentados en Una nueva esperanza, El imperio contraataca y El retorno del jedi. 
Son: La amenaza fantasma, El ataque de los clones y La venganza de los sith.



Algunas personas creen que los que amamos las precuelas lo hacemos porque nos criamos con ellas del mismo modo que con las originales, y en mi caso no es del todo así. Yo vi la trilogía original casi conjuntamente con el Episodio I, eso es cierto, pero tanto para el Episodio II como para el III tuve que esperar y fui al cine a verlas, o sea que también fueron nuevas para mí, y de todas formas me gustaron mucho, por lo tanto esa excusa no sirve. Es verdad que era pequeña (tenía entre ocho y diez años cuando las vi en el cine), pero no creo que eso fuera especialmente determinante. Ha pasado mucho tiempo y las precuelas me siguen encantando, sigo creyendo que contaron lo que tenían que contar y que además lo hicieron bien.

¿A qué argumentos recurren aquellos que menosprecian la trilogía de precuelas? Pues son varios y yo me voy a dedicar a rebatirlos, por eso he recopilado los más populares.

1. Jar Jar Binks, coprotagonista de La amenaza fantasma.
Vale, en cuanto a esto, poco tengo que decir. La verdad es que es un personaje que enerva a cualquiera, pero eso no le convierte un mal personaje, porque los personajes tienen que hacernos sentir cosas (aunque sea rabia). Jar Jar intentó darle una dosis de humor a la película y en lugar de eso causó desespero entre el público, y es verdad que pone nervioso a cualquiera, pero también creo que exageramos y que se le da demasiada importancia. Realmente su papel en la película no es condicionante en casi ningún aspecto. Además, es desmesurado centrarse en este punto porque en las dos películas posteriores, Jar Jar apenas aparece.

2. La trama.
¿Qué pasa con la trama? Algunos dicen que es enrevesada o que está vacía de contenido, que lo que cuenta no tiene sentido y no sé qué más, pero en realidad la trilogía de precuelas nos muestra un argumento mucho más elaborado que el que encontramos en la trilogía original (que es bastante arquetípico). Es una trama astuta y muy bien llevada. Es cierto que en el Episodio II se echa en falta más explicación debido a la complejidad de lo que está pasando, pero eso queda solventado en The Clone Wars, donde se profundiza en esos detalles que quedaron un poco en el aire (básicamente porque no había tiempo que dedicarles).
La trama está directamente relacionada con el malo malísimo, que es Palpatine, el malvado emperador de la trilogía original. Las precuelas nos muestran cómo, de una forma inteligente, Palpatine logró hacerse con el poder. Provocó una brutal guerra entre dos bandos muy poderosos (de los cuales él era el líder aunque eso casi nadie lo sabía) para que la galaxia entera se debilitara y así fuera más sencillo someterla cuando él se hiciera con el poder. Eso es brillante. 

3. La Orden Jedi.
Algunos tienen problemas con esto porque dicen que, basándonos en las sugerencias de la trilogía original, daba la impresión de que los caballeros jedi eran casi invencibles, hombres resueltos que apenas tenían problemas a la hora de resolver conflictos y que además hacían gala de valentía y bla, bla, bla... El tema es que en la trilogía de precuelas la Orden Jedi es poderosa pero no tanto, parece que hay cosas que se les escapan, que no son capaces de mantener el orden y la paz por los que se supone que luchan y todo eso, pero os voy a decir una cosa: nos encontramos ante una etapa de decadencia de la Orden Jedi, y esa es la clave. Si no fuera así, Sidious no hubiera podido derrotarlos y el alzamiento del Imperio no hubiera tenido lugar. La trilogía de precuelas nos muestra una etapa de debilidad de los jedi, una época en la que, por lo que sea, han perdido la grandeza que les caracterizó en el pasado, y es por eso por lo que en la trilogía original ya no hay jedis. Tenía que ser así. En cualquier caso, cualquier jedi de esa época fue mejor que Luke Skywalker o esa versión de Obi-Wan que nos enseñan en Una nueva esperanza. 
De todas formas, no es justo criticar eso sin haber visto The Clone Wars, donde se ahonda mucho más en el funcionamiento de la Orden.

4. Las interpretaciones.
No sé qué demonios puede tener alguien en contra de las interpretaciones. Tenemos a Liam Nesson, a Ewan McGregor, Natalie Portman, Samuel L. Jackson, Christopher Lee... En resumen, actorazos. Todos hacen un trabajo excepcional por la sencilla razón de que son muy buenos y trabajan bien en todos sus proyectos. Ewan McGregor está muy bien escogido y el resultado es genial, cosa que no era fácil teniendo en cuenta que su trabajo era encarnar a un personaje de la trilogía original que era prácticamente mítico.
En cuanto a Hayden Christensen, el actor que se pone en la piel de Anakin Skywalker, hay muchísimas críticas hacia su trabajo, pero no debemos olvidar que George Lucas, padre y Dios del
universo Star Wars, le escogió a él de entre 400 candidatos (entre los que por cierto se encontraba el grandísimo Leonardo DiCaprio) para dar vida a Anakin. Y, francamente, lo hizo a la perfección. Supo captar la esencia de ese personaje tan maravilloso (que además es el más complejo de toda la saga), supo hacer que Darth Vader fuera todavía mejor de lo que ya era.

Y ADEMÁS...

Hay muchas cosas buenas que podemos destacar de la trilogía original: cosas que están a la altura o que incluso superan a las películas originales. 
La banda sonora: obviando los temas que todas las películas tienen en común, la banda sonora de las precuelas es magistral y bastante superior a la de la trilogía original. Duel of fates, Battle of Heroes, Droid Invasion, Across the stars... Eso son obras de arte.
Los efectos especiales: son maravillosos y amplian considerablemente el mundo Star Wars, El arte conceptual es sencillamente magnífico y tenemos la oportunidad de conocer más mundos y distintas culturas, así como nuevos sistemas.
Expansión: También nos adentramos más profundamente en los mecanismos políticos de la galaxia y eso es sencillamente genial. Además, nos cuentan cosas sobre la mitología jedi/sith (Darth Plagueis) o el funcionamiento de la fuerza (midiclorianos), y eso añade verosimilitud a todo el universo.
Los duelos de sables láser: madre mía, que maravillosos que son. Sin duda este es uno de los aspectos en los que no hay debate posible sobre si es mejor en las precuelas o en la trilogía original. Los duelos con espada son espectaculares no, lo siguiente, tanto que hacen que los que aparecen en los episodios IV, V y VI parezcan hasta cutres.

Y no podemos olvidar que la trilogía de precuelas está hecha enteramente por George Lucas, o sea que así es como él concibe su propio mundo, y la visión del autor siempre, SIEMPRE prevalece por encima de la de cualquier otra persona, que por algo lo ha creado todo él.

Es posible que las precuelas tengan sus fallos, pero la trilogía original también tienen cosas que chirrían (la reacción de Luke cuando mueren sus tíos,que es prácticamente nula, igual que la de Leia cuando destruyen todo su maldito planeta, entre otras cositas) y eso no hace que dejen de ser buenísimas películas. 
Desde mi punto de vista, es fundamental juzgar la saga Star Wars como un todo y no separando una trilogía de otra. La trilogía original gana mucho gracias a las precuelas, y eso no se puede negar.




4 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Personalmente, yo también soy de las que aman las precuelas. En fin, entiendo que para gustos los colores, pero me pone un poco de mala leche los fans radicales que dicen que mejor las precuelas como si no existieran y se dedican a adorar las originales. A ver, ni que las originales fueran perfectas, que sinceramente, también tienen sus fallos gordos pero nada, eso a nadie parece importarle.
    No digo que sean mejores, tal vez no estén a la altura de la trilogía original, pero no digo que sean tan rematadamente malas. Jar jar, sí, en eso les doy toda la razón porque simplemente es inaguantable. ¿La trama? Pues un poco complicadilla pero como dices tú, bastante mejor elaborada que la de las originales que si lo piensas es muy tipicorra. ¿Y las interpretaciones? Me parece que todos lo hacen genial y al que más se podría criticar sería a Anakin pero a ver, el actor no lo hace tan mal. Es cierto que no es un actor de Oscar tal vez, pero a mí me parece que muchas veces es culpa del guión, porque ¿en serio? "¡Desde mi punto de vista, los Jedi son el mal!" nadie puede hacer sonar eso natural. Anda ya.

    En fin, que creo que están demasiado criticadas y tal vez no sean las mejores pero me parece que hicieron un gran trabajo, y las luchas de espadas ya ni te cuento, son una gozada.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos las tachan de 'malas' sin ni siquiera saber por que, sencillamente porque parece que es lo socialmente aceptado: decir que son malas, y eso fue un rebote de los 'fans' originales porque no supieron apreciar los cambios en las nuevas.
      En fin, me alegra ver que no estoy sola en esto.
      Un beso!

      Eliminar
  2. No he leído la entrada después de que pusieras que contenía spoliers de la saga, pero me alegro que te gusten las precuelas ^^

    ResponderEliminar

Cute Bunny 3